fbpx

¡Los 5 mitos de nutrición que no conocías!

5 mitos de nutrición que no conocías
¡Comparte el artículo!

El tema de la alimentación y la nutrición siempre ha generado muchísimas dudas. Incluso hoy en día es complicado conocer las verdades y mentiras de este mundillo.

En un primer momento, la causa principal era el desconocimiento. Hace varios años se conocía muy poco acerca de cómo funcionaba nuestro cuerpo y apenas se habían investigado los alimentos y nutrientes en sí.

Actualmente, se ha podido estudiar mucho más este tema y tenemos una gran evidencia científica a nuestras espaldas. Sin embargo, existen múltiples intereses de todo tipo que siguen alimentando mitos que ya deberían estar extintos.

Internet es una gran fuente de evidencia científica sobre nutrición y alimentación. Nunca habíamos tenido tanta información de calidad a nuestro abasto.

No obstante, es una fuente todavía mayor de desinformación y mitos, que se esparce como un virus en un cuerpo sin defensas.

Muchos de estos mitos ya han sido desmitificados. Por ejemplo: que los carbohidratos engordan más por la noche, o que el cerebro necesita azúcar para funcionar.

Aun así, hay muchas más mentiras y falsas creencias nutricionales que siguen circulando por internet. Vamos a ver a continuación 5 de estos mitos que posiblemente no conocías.

Mito 1: La carne roja no es saludable

Desde hace un tiempo se ha demonizado la carne roja, relacionándola directamente con la aparición de cáncer, de diabetes, y de otras enfermedades.

Ejemplo de noticia sobre la carne roja

Afirmar esta relación tan directa supone una visión totalmente reduccionista de la salud humana y la nutrición.

La carne roja es un alimento rico en vitaminas y minerales, como el hierro y el zinc, y una buena fuente de proteína de alta calidad.

Por supuesto, debemos diferenciar dos tipos de carne roja: la procesada y la no procesada.

  • La carne roja procesada es aquella que ha sufrido un tratamiento (curado, ahumado, salado, uso de conservantes químicos y aditivos) para mejorar su sabor o vida útil.
    • Suele tener una menor cantidad de carne como tal, y una menor proporción proteína/grasa.
    • Aquí encontramos las salchichas, los embutidos, las hamburguesas, etc.
  • La carne roja no procesada no ha sufrido el tratamiento anterior.
    • Todo lo que comamos será 100% carne, y tendrá una mayor proporción proteína/grasa.
    • Un filete de ternera o un lomo de cerdo son buenos ejemplos.

Por lo tanto, a lo sumo podríamos matizar diciendo que la carne roja procesada no es saludable (al igual que muchos otros productos procesados). De nuevo, esto no sería del todo correcto, ya que hay ciertas carnes rojas procesadas que no están tan mal; pero tendría más sentido.

Carne roja y cáncer

En cuanto a su relación con el cáncer, que es el supuesto problema más extendido, se vuelve tener una visión simplista de la evidencia científica y de la salud.

Los estudios en los que se ha observado esta relación se han realizado en personas sedentarias y con un estilo de vida muy poco saludable. Además, en muchos no se ha diferenciado la carne roja procesada de la no procesada.

Y, adivina: ¿La gente que lleva una mala alimentación suele comer filetes de ternera magros y lomo de cerdo; o salchichas, tocino, hamburguesas, chorizos y salchichón?

Siempre debemos tener en cuenta el contexto y el sentido común cuando leemos cualquier noticia, blog o artículo científico.

Es cierto que la carne roja cocinada a altas temperaturas libera ciertos compuestos carcinogénicos. Pero no te asustes. Hoy en día estamos expuestos a decenas de compuestos carcinogénicos: la polución ambiental, el humo del tabaco, compuestos presentes en otros alimentos, etc.

Grafica cáncer y carne roja
Proporción estimada y número de casos de cáncer incidentes atribuibles a los factores de riesgo evaluados en adultos de 30 años o más en los Estados Unidos en 2014

El cuerpo tiene diversos mecanismos de defensa para combatir estos compuestos. Además, ciertos alimentos como las frutas y las verduras contienen compuestos anti carcinogénicos. De manera que, si llevamos una alimentación sana y equilibrada, los compuestos carcinogénicos de ciertos alimentos serán contrarrestados por los anti carcinogénicos de otros.

En general, la carne roja no procesada nos aportará muchos más beneficios que perjuicios. Es un alimento saludable, y una gran fuente de proteína de alta calidad.

La carne roja procesada no es tan saludable por lo general, así que habría que moderar su consumo para comerla de forma ocasional.

Mito 2: La dieta vegetariana/vegana es más sana

Durante estos últimos años se ha puesto muy de moda la dieta vegetariana y la vegana. Muchas personas siguen estas dietas por un tema de concienciación medioambiental y/o por el bienestar animal, lo cual es perfectamente respetable.

Sin embargo, otra mucha gente ha empezado a seguir esta dieta por el simple hecho de ser una moda, o porque creen que son dietas más saludables que la omnívora.

¿Es la dieta vegetariana más saludable?

Las personas que siguen dietas vegetarianas/veganas suelen comer una mayor cantidad de frutas y verduras que las que siguen dietas omnívoras tradicionales, y en general tienen una alimentación y estilo de vida más saludables. Esto es lo que hace que aparentemente una dieta vegetariana/vegana parezca más sana que una tradicional.

No obstante, tanto la dieta omnívora como la vegana/vegetariana son igual de saludables si se realizan de la forma correcta. La clave está en llegar a los requerimientos de macro y micronutrientes, y en llevar un estilo de vida activo.

De hecho, es mucho más sencillo seguir correctamente una dieta omnívora que una vegetariana. Y todo se complica todavía más si queremos seguir una dieta vegana sin ningún déficit nutricional.

En general, para seguir una dieta vegana de forma adecuada, deberemos:

  • Tener muy en cuenta las fuentes proteicas que consumimos y sus aminoácidos, de manera que no tengamos ningún déficit. Las proteínas vegetales no suelen ser completas. Muchas veces deberemos combinar alimentos para obtener proteínas completas y de alto valor biológico.
  • Suplementarnos en ciertas vitaminas y minerales para no tener ningún déficit que nos ocasionara graves problemas de salud.
  • En general, tener bastantes conocimientos de nutrición y llevarlo todo mucho más medido.

Mito 3: El azúcar es el causante de la obesidad

Últimamente se ha puesto foco en el azúcar, como si este nutriente fuera el causante de todos los males habidos y por haber, siendo el principal causante de la obesidad y de muchas otras enfermedades.

La obesidad, al igual que otras muchas enfermedades de nuestro cuerpo, tiene un origen multifactorial. Es decir, hay diversos factores que intervienen en el riesgo de padecer la enfermedad.

Por lo tanto, ¿qué sentido tiene culpar a un único factor (el azúcar) de algo multifactorial?

Por supuesto, los productos que contienen azúcar añadido no son demasiado saludables por lo general. Aunque esto no se debe tan solo al azúcar. Suelen tener aceites refinados, altas cantidades de sal, ínfimas o nulas cantidades de vitaminas y minerales, etc.

Pero el azúcar como tal, también se encuentra en productos súper saludables como: la fruta, los lácteos y en algunas hortalizas, entre otros.

De esta forma, no se puede demonizar al azúcar como si fuera el causante de todos los problemas.

Siempre hay que tener una visión global de la salud, donde el estilo de vida, que incluye la nutrición y la actividad física, será la verdadera clave.

Mito 4: Los alimentos sin gluten o lactosa son mejores

Por suerte para muchas personas intolerantes a la lactosa o celíacas (en el caso del gluten), la industria alimentaria se ha puesto las pilas en estos últimos años para proporcionar una gran diversidad de productos sin gluten o sin lactosa.

¿sin lactosa y sin gluten son más saludables?-nutryvan

Esto, que a priori es algo positivo para aquellas personas con estos problemas, ha originado otro mito más, de manera que mucha gente piensa que productos sin estos componentes son más saludables.

En personas sanas, la lactosa y el gluten no suponen ningún problema. Un cuerpo saludable está capacitado para digerir estos componentes perfectamente.

Es importante matizar que la intolerancia a la lactosa es algo común, al menos parcialmente. Aunque esto lo comentaremos en otro artículo.

Por lo tanto, ¿qué sentido tiene dejar de proporcionarle a nuestro cuerpo componentes que puede digerir y absorber sin ningún problema?

¡Lo único que conseguiremos será crear una intolerancia a la lactosa o al gluten que no debería haber existido!

Mito 5: Los alimentos bio o ecológicos son más sanos

¿Cuántas veces hemos escuchado la palabra eco o ecológico, y lo hemos asociado automáticamente a algo saludable?

Productos eco o bio-nutryvan

Muchas marcas y compañías juegan con este factor para conseguir más ventas, inflando el precio de sus productos por encima de lo normal. Y la realidad es que los alimentos ecológicos no son más saludables que los demás.

Realmente lo que diferencia a los alimentos normales de los ecológicos son las técnicas y productos utilizados durante su cultivo. Lo cual se debe más bien a un tema medioambiental, pero no nutricional.

Es cierto que ciertos alimentos como el salmón o los huevos pueden tener distintas características nutricionales en función de cómo se han alimentado estos animales. Por ejemplo, teniendo una mayor o menor cantidad de omega 3. No obstante, esto ya no tiene tanto que ver con el tema ecológico o bio, que normalmente está más enfocado a los cultivos.

Por lo tanto, un alimento ecológico o bio y uno que no lo es, serán prácticamente idénticos en cuanto a su composición nutricional. Uno no será más sano que el otro.

Espero que te haya gustado este artículo y que te sea útil. Puedes encontrar otros artículos y recetas en nuestro blog, y visitar nuestras redes sociales (instagramtwitterfacebook youtube) y podcast para conocernos mejor y descubrir mucho más contenido. ¡Hasta el próximo artículo!

firma ivan-nutryvan

¿Qué te ha parecido?
(Votos: 0 Promedio: 0)

¡Comparte el artículo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.