fbpx

Mujeres curvy, feminismo y alimentación

el físico influye en la salud
¡Comparte el artículo!

Últimamente se ha extendido la idea de que cualquier físico está bien y que lo realmente importante es que te sientas bien con tu propio cuerpo, sin importar que tengas más o menos cantidad de grasa o de músculo.

Aunque esto se puede generalizar para personas de cualquier género, este artículo va dirigido en especial a las mujeres, ya que trataremos un concepto que se ha puesto muy de moda en los últimos años, el de la mujer “curvy”.

Básicamente, este término engloba habitualmente a mujeres con sobrepeso u obesidad que se encuentran a gusto con su cuerpo, e incluso presumen de él.

Contexto

Hace 10 o 15 años el estándar de belleza de las mujeres era estar muy delgadas, como solían (y muchas aún suelen) estar las modelos de pasarela. Desde esa época hasta la actualidad, se ha tomado conciencia de los sacrificios que tenían que hacer esas mujeres para lograr esos cuerpos, y de las nefastas consecuencias para la salud que produce llevar el cuerpo a ese estado de anorexia.

Actualmente, casi todo el mundo tiene claro que estar muy delgado o delgada no suele ser bueno para la salud, ya que tiene consecuencias negativas a nivel hormonal, en la salud ósea y muscular, en la libido, etc. Sin embargo, parece ser que ahora nos encontramos en el otro extremo, donde una parte de la población ha normalizado el sobrepeso (no tanto la obesidad), sin tener en cuenta las consecuencias que pueda tener este estado sobre la salud.

Lo cierto es que las consecuencias de tener sobrepeso no son nada positivas para nadie. El sobrepeso incrementa el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, periodontitis y otras enfermedades inflamatorias, diabetes, etc. Así que imagina como se ve aumentado el riesgo si pasamos del sobrepeso a la obesidad. Entonces… ¿Por qué se está poniendo de moda en un gran sector femenino el estar “curvy”?

Feminismo, alimentación y bienestar

Posiblemente por el auge del movimiento feminista en estos últimos años. Que no se me entienda mal, el movimiento feminista ha traído una gran cantidad de mejoras a la sociedad actual y está cambiando el mundo para bien en general. No obstante, ha traído consigo una serie de ideas relativas al cuerpo de la mujer, que no le favorecen en nada si pensamos en su salud.

Ahora mismo, las mujeres, como cualquier otro ser humano, pueden hacer lo que quieran con su cuerpo y no tienen que buscar el satisfacer a nadie. El problema está en que esta idea se ha entendido mal, y se ha dado a entender que está bien no estar en forma y que no pasa nada porque te sobren unos “kilitos de más”. Claramente nadie tiene que ser perfecto o perfecta, pero eso no significa que no haya que preocuparse por la propia salud, y que cualquier cosa esté bien.

Por otra parte, últimamente también se le ha dado más importancia a la psicología y al bienestar emocional. De esta forma, parece que todo está bien y que no hay ningún problema mientras te sientas a gusto con lo que eres, con lo que haces, con el cuerpo que tienes, etc., aunque esto implique tener problemas de salud a medio-largo plazo por no cuidar al organismo con una buena alimentación y ejercicio físico.

Conclusiones

En definitiva:

  • Estar a gusto con tu aspecto físico y no tener complejos está muy bien, pero eso no significa que no debas mirar por tu salud, y has de tener claro que un cuerpo con sobrepeso u obesidad no es un cuerpo sano.
  • La moda de estar “curvy” no es para nada beneficiosa para la salud de ninguna de vosotras, al igual que gran parte de las modas relacionadas con la alimentación y el estado físico. En general, las modas tienen un carácter extremista, necesario para que se puedan hacer virales y que ciertas personas y/o empresas se lucren gracias a ellas. Sin embargo, como dijo Aristóteles y todas y todos bien sabemos, la virtud está en el término medio.
  • Tiene que quedar muy claro que un cuerpo saludable no es ni un cuerpo muy delgado, ni uno con sobrepeso y menos aún uno con obesidad. La clave está en tener una buena cantidad de masa muscular y unos niveles moderados de grasa corporal, lo cual se consigue con una alimentación saludable, equilibrada y adaptada a cada persona, junto a la realización de ejercicio físico de forma habitual.

Os dejo al final del texto algunos artículos científicos utilizados para corroborar lo comentado en esta entrada del blog.

¡Espero que te haya gustado este artículo de Nutryvan y nos vemos en los próximos!

Iván Megías

Bibliografía

  1. Hills A, Arena R, Khunti K, Yajnik C, Jayawardena R, Henry C, et al. Epidemiology and determinants of type 2 diabetes in south Asia. Lancet Diabetes Endo. 2018;6(12):966-78.
  2. Keller A, Rohde J, Raymond K, Heitmann B. Association Between Periodontal Disease and Overweight and Obesity: A Systematic Review. J. Periodontol. 2015;86(6):766-76.
  3. Jokinen E. Obesity and cardiovascular disease. Minerva Pediatr. 2015;67(1):25-32.
¿Qué te ha parecido?
(Votos: 0 Promedio: 0)

¡Comparte el artículo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.